El Horizonte siempre abierto

Texto: Beatrice Gollini



Siempre abierto a nuevos retos creativos, el maestro Héctor Montes de Oca prepara ya una nueva exposición fotográfica que se presentará en París y en Roma sucesivamente en el segundo semestre de este año. Lo cual no tiene por qué impresionar a quienes hemos visto su trabajo a lo largo de los últimos años; sin embargo, el maestro ahora nos sorprende con una serie de imágenes donde lleva su trabajo digital a niveles que no nos había mostrado anteriormente. Partiendo de una técnica híbrida, escaneando negativos en medio y gran formato y fusionándolos digitalmente.






Consumado paisajista que rehace sus perspectivas, Montes de Oca integra desnudos a estos paisajes recreados desde interiores que se desbordan hacia adentro y hacia fuera de sus marcos. En un complejo ejercicio de introspección y disciplina, el maestro se planteó el reto de hacer una serie de fusiones que se impriman en gran tamaño, 2 x 1.20 metros, con papel de algodón trabajado a mano en técnica de piezografía con resultados similares al paladio o al platino en su exquisitez tonal.

Este formato obedece a que con una técnica depurada de manipulación nos esconde infinidad de objetos, pinturas y esculturas mimetizadas dentro de toda la atmósfera de la fotografía. Así, al acercarse el espectador a la imagen podrá encontrar objetos integrados a otros objetos a manera de textura.

Por ejemplo, una piedra vista con detenimiento puede mostrarnos en su textura un detalle de un fresco de Miguel Ángel. El espectador descubrirá imágenes encriptadas en los elementos de las oníricas atmósferas de Montes de Oca a medida que observe más.

De hecho, la exposición se llama “Sueños”. Lo cual obedece a sueños recurrentes en varias etapas de su vida. Tales sueños tienen que ver con códigos relacionados a las vivencias personales del autor. El maestro Max Fund, especialista en análisis de imagen y presentador de esta exposición, recalca la importancia de este trabajo como un espejo muy íntimo de los sentimientos del autor donde se mezclan sensualidad, arquitectura, arte, paisaje y elementos religiosos. De hecho considera a esta serie como la obra más personal realizada por Montes de Oca hasta el momento.






El paisaje sigue siendo su eje rector, incluyendo desnudos y atmósferas lumínicas. Montes de Oca explica que la conformación de dichas obras corresponde más a un tratamiento pictórico que fotográfico. Expresa que la fotografía trabajada en computadora a este nivel tiene más que ver con la pintura que con la fotografía pues plasma en un lienzo, el monitor, diversas imágenes y texturas hechas en diferentes momentos redefiniéndose el concepto que usualmente tenemos de la computadora.

A finales de agosto se podrá visitar esta obra en una colectiva en la galería Chambre Noire del Collectif Photographique en la ciudad de París, Francia. Asimismo, estas imágenes se integrarán a la página web del mismo colectivo. Poco después, en Italia se presentará en el Instituto Europeo de Diseño en sus sedes de Roma y Milán durante septiembre y diciembre y enero consecutivamente. Muchas felicidades, estimado maestro Héctor Montes de Oca.