El resurgimiento del Laboratorio Digital en blanco y negro

Texto: Héctor Montes de Oca



Muy cierto es que los viajes ilustran pero algunas veces resultan más que eso. En el caso de mi más reciente estancia en Estados Unidos, en mi recorrido por la Midle Tenneesse State University, galerías especializadas en Nueva York, Atlanta y Nashville, así como después de recibir la invitación para el Fotofest 2008 en Houston, pude conocer no sólo algunas de las nuevas herramientas de la vanguardia digital fotográfica sino también las tendencias y posibilidades de la Fine Print digital en blanco y negro.

Me llamó poderosamente la atención la vertiginosa velocidad con que la Piezografia alcanza cada vez más aceptación como alternativa digital para la Impresión Fina, lo cual no es nuevo como bien saben los lectores de Fotozoom, lo que me sorprende es cómo se posiciona cada vez más entre las imágenes de las galerías de gran prestigio y en el mercado de las mismas.

Exposiciones de maestros del blanco y negro digital como Steven Russell, Paul Gummer, Alan Henriksen, Chuck Kimmerle, Michael W. Walker o David Burdeny me impresionaron gratamente. Cordialmente invito a nuestros lectores para que visiten sus páginas; por ejemplo, www.davidburdeny.com

Otra de mis agradables sorpresas fué el encontrarme con una serie de programas que intentan redefinir el blanco y negro digital; lo cual se logra no sólo con el perfeccionamiento del manejo de la gama tonal de grises sino también con el desarrollo de alternativas digitales de trabajo en laboratorio antes sólo disponibles de manera analógica.

Si bien el Photoshop se ha convertido en una herramienta indispensable para el trabajo fotográfico actual, otros programas pueden complementarlo al mismo nivel que nos hemos acostumbrado ya. De hecho es posible trabajar ya con parámetros y criterios similares a los del laboratorio analógico donde plataformas digitales nos simulan las características de las películas, reveladores, filtros, viradores, etc.

Lo más interesante es que la calidad de los acabados ya no sólo depende de la calidad del monitor sino también de las posibilidades de una impresión especializada como la piezográfica. En suma, el tema da para mucho más y lo desarrollaré en colaboraciones posteriores. Para los interesados he abierto una nueva dirección electrónica para enviarles algo de la mucha información que tengo al respecto. Gracias y buena suerte.