Tom Jimison: un clásico de siempre



Pocas veces he podido encontrar en mi vida trayectorias tan contundentes por su grandeza como cuando me encontré trabajando con Tom Jimison en la Middle Tennessee State University, en la primera mitad de este año.

¿Cómo explicar el trabajo de un fotógrafo que prefiere hacer "contactos" en papel de fibra tamaño 16 x 20"? ¿Cómo hablar de la perfección técnica cuando se puede palpar de cerca y hablar directamente con su autor durante mucho tiempo?

Los lectores de Fotozoom (revista de fotografía) conocen de sobra mi interés por la obra de Ansel Adams y el respeto que siento por el maestro, aunque nunca estuve en una clase directa con él. Hoy me encuentro ante la difícil tarea de hablar de un maestro que no sólo está vivo y produciendo en su máximo nivel sino que también me ha concedido el honor de ser su amigo, más que su colega y alumno.

Al poco tiempo de conocerlo me di cuenta de que sus fotos se parecían a su modo de hablar siempre erudito y directo, contundente pero sencillo y agradable siempre.

En este sentido, sus imágenes son coherentes con él mismo. Jimison ha logrado no sólo la perfección técnica, también ha logrado hacer de sus fotos un fiel reflejo de sí mismo.

La aparente sencillez con que presenta sus imágenes tan sólo hace más escalofriante el descubrimiento, la exploración de su perfección técnica. Sin embargo, la invitación que nos hace llegar para apreciar sus imágenes es muy sutil y amable.

En esta ocasión y como primicia para los lectores de Fotozoom, el maestro Jimison nos presenta una serie de imágenes de arquitectura de la Norteamérica envejecida y cercana a las praderas y desiertos del sur de su país.

Before they vanished se llama esta serie que surge de la eterna tentación fotográfica por las fachadas y sus texturas. Jimison entiende bien de qué se trata esta exploración y selecciona con sorprendente coherencia edificios, casas, locales de diversa índole y los desarrolla visualmente, a veces por sí mismos y otras en su contexto de cielos más o menos abiertos.

El resultado no es un registro de edificaciones viejas, sino más bien una exploración de la melancolía bajo el inclemente sol de la pradera norteamericana.

Es entonces cuando empezamos nuestra propia travesía por la maestría de Tom Jimison.

Imprime directamente de sus negativos 5 x 7" o bien 8 x 10" conservando el impecable encuadre original. Revela sus placas con maestría similar a la que expone. Jamás pierde textura en luces extremas, tanto sombras como luces tienen detalles.

Esta característica es lo que hace tan interesante a sus imágenes. La riqueza de sus texturas es lo que logra comunicar la intención del fotógrafo. La melancolía, la reflexión sobre el pasado a partir de los efectos del paso del tiempo, el aislamiento que logra el encuadre a pesar de que también puede contextualizar un edificio con cielo y nubes abiertas.

Aún en el espacio abierto puede haber melancolía como ya han demostrado los antiguos maestros como Weston y Adams; hoy, entre nosotros, Tom Jimison es digno continuador de las enseñanzas del Sistema de Zonas.

Este veterano fotógrafo, que ha trabajado para el ejército de su país así como también en estudio, ha sido docente universitario, líder de asociaciones de fotógrafos, viajero freelance y curador especializado; actualmente espera que la Middle Tennessee State University le otorgue un reconocimiento especial en el próximo año.

Todos éstos y otros caminos ha transitado este ilustre maestro. Ahora sólo esperamos que esta colaboración con Fotozoom sea tan sólo el inicio de otras fructíferas caminatas, pero ahora en territorio mexicano.

Bienvenido, maestro.