La Postal Veracruzana

Fotografías: Héctor Montes de Oca



Fotógrafo especializado en el paisaje y las nuevas tecnologías fotográficas, Héctor Montes de Oca emprende ahora la tarea de hacer fotografía de tarjetas postales para el Instituto Veracruzano de la Cultura. Es algo que solo había hecho antes en Estados Unidos, explica el maestro; pues no se había dado la oportunidad de hacerlo en México. Afortunadamente se conjuntaron varios factores al tiempo que el IVEC también estaba desarrollando un proyecto similar. El director del IVEC, Sergio Villasana Delfín, invita a gente con experiencia para sumarse al proyecto de turismo cultural del Gobierno del Estado. Aunque Montes de Oca no considera el hacer postales como una extensión de su trabajo como paisajista, sin embargo, considera que muchos de los elementos de su proceso de trabajo más personal están incluidos aquí.



“Se trata de públicos, fines y medios distintos”, afirma categórico. “En la postal se busca más la descripción con elementos armónicos, agradables, gustosamente degustables si me permites decirlo así. Atmósferas y añoranzas que nos resulten familiares y agradables. El paisaje consiste en desarrollar una visión altamente personalizada de ese mismo escenario mientras que la postal se convierte más en una insaciable búsqueda de las bondades de esos escenarios que visitamos. Como me sucedió en Nueva Orleáns y Nashville, ciudades llena de postales por cierto, se puede dar una nueva visión de los mismos lugares con las nuevas tecnologías digitales y un concepto claro de lo que quieres transmitir".



"Otra gran diferencia para mí es el carácter institucional de la imagen. Tiene destinos muy precisos, es material para promoción y publicidad de lugares. Los encarga una institución y también la representa a ella. Ahora bien, la postal plantea un reto muy interesante en mi opinión, afirma Montes de Oca, pues debe invitar a la acción más que a la reflexión o bien a la sensación como lo haría con una obra mucho más personal”.





Explica el maestro que más bien se trata de invitar a visitar esos escenarios que se presentan ante un espectador en una inimaginable multitud de situaciones más allá de las que se tienen en el reducido espacio de una galería o bien de una revista especializada. “La gente llena de vida la imagen que está viendo en el pequeño formato de la postal. Forma parte de sus anhelos, recuerdos o proyectos y la institución que las patrocina también se interesa por que visiten esos lugares. ¿Quiénes son los sujetos de las postales? Primordialmente los escenarios públicos y la gente que los vive. La postal que le propuse al IVEC debe plantear vida para que se facilite la incorporación de la imagen a las vidas de quienes la observan”, sostiene Montes de Oca.





“Por ello hasta las piedras centenarias tienen matices de luz y color que las animan, las caras sonríen en medio de los parques, las tardes y los amaneceres se convierten en algo más que simples etapas del transcurrir de un día”. Montes de Oca afirma que, con éste y otros proyectos que desarrolla en el IVEC, está elaborando un banco de imágenes de alta calidad de y para el Estado de Veracruz. Fiestas tradicionales, paisajes, personajes, gente común, arquitecturas nuevas y antiguas, etc. están siendo retratadas por el artista con su visión muy particular. Este banco de imágenes es multipropósito".



Por ahora, el IVEC nos presenta apenas un adelanto de las postales correspondientes a la ciudad de Tlacotalpan. Ello como una pequeña parte de este acervo pues ya se están procesando imágenes del Festiva de Xantolo, en Tempoal, Veracruz, Alvarado, Papantla, Xalapa, entre otros. La finalidad no solo es que el IVEC cuente con un banco de imágenes profesional y renovado, sino que también tenga los derechos irrestrictos de uso de esas imágenes. El maestro Montes de Oca se lo ofreció así al IVEC porque lo consideró necesario para él mismo. Explica que después de haber trabajado con otras ciudades, empresas y países le interesaba dejar algún legado a su terruño veracruzano. El maestro Montes de Oca concluye reflexionando que la postal y el trabajo más personal se parecen definitivamente en que siempre los ha pensado para influir e impactar en los espectadores que tiene en ambos casos. Las dimensiones del reto son diferentes pero la finalidad del trabajo es el mismo en ese sentido, afirma el especialista.