Un fotógrafo en perspectiva: apuntes sobre la obra de Héctor Montes de Oca

Texto: Ernesto Viveros



Quizá todo empezó con los tonos grises que deambulan por Xalapa la mayor parte del año y terminan por acapararla. Quizá simplemente se trató de tener ganas de ver e imaginar. Lo cierto es que las ganas de ver buscaron para su mejor cauce la Licenciatura en Artes Visuales de la Universidad Veracruzana.

Para principios de los años ochenta este xalapeño estudió las tres ramas de la misma licenciatura: cinematografía, fotografía y televisión, e hizo estudios de especialización en Italia. Hoy tiene la pasantía en Arquitectura y la Licenciatura en Artes Visuales, opción fotografía, por la Universidad Veracruzana. Realizó estudios de Análisis de de la Historia del Arte en la Scuola Nazionale de Arte y ha terminado tres maestrías: Director Artístico de la Fotografía por el Instituto Europeo de Diseño, en Roma, Italia; Fotografía Industrial y Publicitaria, en la misma institución; y Fotografía Profesional en Blanco y Negro, en la Escuela Superior de Fotografía de Kodak México, en la Ciudad de México.

Ha realizado 35 exposiciones individuales tanto en México como en el extranjero en el lapso de dos décadas a esta fecha. Entre los premios y menciones que ha recibido destacan un Reconocimiento Especial a la exposición “Paessagio urbano romano”, otorgado en Roma, Italia, en 1982 y el primer lugar en la Bienal Mundial de la Fotografía “El Paisaje”, realizada en Florencia, Italia; la revista Fotozoom le concedió el premio Diosa de la Luz 1999, categoría fotografía en Blanco y Negro y este año recibió un reconocimiento y medalla en la Convención Internacional de Fotografía Guadalajara 2000.

Tiene más de 190 publicaciones entre artículos e imágenes y varias portadas en revistas. Con tales imágenes se ha editado un Calendario de Veracruz; aparece en cinco libros de fotografía, el más reciente es “The Best of Master 2000”. Participa en el consejo editorial de varias revistas y suplementos dominicales, ha representado a México con varias conferencias magistrales en eventos internacionales. Es miembro honorario y activo de varias agrupaciones de fotografía del país.

Actualmente Héctor Montes De Oca funge como jurado para varias empresas de fotografía y esta editando dos libros en México sobre Sistema de Zonas y Paisajes de Veracruz. Imparte seminarios y talleres en el país y el extranjero, es corresponsal de Veracruz en varias revistas del medio, es asesor y maestro del centro de excelencia educacional Kodak impartiendo “Sistema de Zonas” e “Impresión Fina”

Héctor Montes de Oca ha regido su trabajo artístico en fotografía por la expresión de su sensibilidad por medio de un depurado manejo de la técnica fotográfico. La fotografía en blanco y negro ha sido uno los campos que más satisfacciones le ha dado, especialmente por su dominio de la técnica fotográfica llamada Sistema de Zonas.

De hecho, el paisaje ha sido una de sus temáticas recurrentes hasta llegar a la especialización. Su primera exposición importante fue de paisaje y hoy presenta una en esta ciudad de Xalapa también de paisaje. El proceso y tiempo que lleva a cualquier artista a tener control total de su oficio podría ser muy bien ejemplificado por las fotografías de paisaje de Héctor Montes de Oca. Tal proceso fue determinado por las necesidades mismas de expresión del artista. Montes de Oca gustaba de sus primeros resultados, pero no se conformó con ellos y desde mediados de la década pasada decide intensificar su aprendizaje del Sistema de Zonas.

Esta técnica fotográfica desarrollada en la primera mitad de este siglo en Estados Unidos por fotógrafos como Alfred Stieglitz, Edward Weston o Ansel Adams, entre otros, logró su máxima especialización en la temática del paisaje. Consiste básicamente en la manipulación de distintos rangos lumínicos y su transformación en una imagen con tonos de gris, blanco y negro. Dicha manipulación es conseguida por un control preciso de todo el proceso fotográfico.

Pero más allá de la especialización técnica, el Sistema de Zonas obliga al fotógrafo a saber ver, a predeterminar su imagen aún antes de hacer la toma. Sensibiliza en extremo sobre los elementos de la realidad que se recrean en su imagen, los resignifica de manera tal que forman parte de la expresividad del artista.

Hoy, Héctor Montes de Oca es un profesional formado en esta escuela, busca expresarse y ha encontrado en el paisaje un buen medio para ello. Por eso es que lo aborda con la misma sensibilidad tanto en blanco y negro como en color. No se trata de reaprender a ver, sino más bien de reorientar la mirada sobre otras tonalidades de la misma escena.