Héctor Montes de Oca: Profeta en su Tierra

Texto: Patricia Mendoza



¿Tener una distancia con no pensar el cine? La fotografía es un tiempo fragmentado, no lo hemos pensado suficientemente. Tiene con nosotros más de 150 años pero ha construido nuestro mundo y lo que es aún más, yo diría casi dramático, ha construido desde un punto de vista profundo el concepto de realidad del hombre contemporáneo. Algo sobre lo que el hombre no ha pensado lo suficientemente ha construído su visión de la realidad.

Nosotros actualmente clasificamos el universo a partir de fotos, nos contactamos con el universo a partir de fotos, nos identificamos a partir de fotos, somos ciudadanos o no porque aparecemos o no en la fotografía, podemos cobrar el cheque o no si traemos la fotografía que realmente nos identifique. Somos y estamos en una imagen, si no, no somos.

Igual nos hemos contactado con Alfa Centauro o con un virus minúsculo que afecta a la humanidad a partir de una imagen fotográfica.Toda nuestra relación con la otredad es la foto. Conocemos etnias, conocemos movimientos políticos, conocemos realidades, conocemos paisajes, conocemos sitios históricos, siempre a partir de imágenes fotográficas

Y esto hace que si en este momento en el que la fotografía ya no solo se ve sino la estructura fotográfica se camina, nos vamos a mover entre imágenes. La educación es una imagen, está dada a partir de imágenes. Tenemos que pensar la imagen fotográfica.

Entonces para mí cada que puedo hablar de la imagen fotográfica es un placer importantísimo y si es hablar de la imagen fotográfica a partir de la obra de alguien de nuestro país y en este caso de Veracruz, mas aún.

Yo el otro día estaba en Guelatao y hay una estación del Instituto Nacional Indigenista y me preguntaban sobre un concepto de imagen que yo planteaba en el cual ellos me decían, “no a mí la realidad no me la concibe una fotografía yo veo una fotografía para entender la realidad”, entonces yo decía “sí hay un vínculo con la realidad y esta fotografía”. Y así como existen nutriólogos que nos dicen que si tomamos demasiados hidrocarburos o nos faltan proteínas nuestro cuerpo no se desarrolla, no existen nutriólogos [...], existen aquellos que nos ofrecen aquella imagen chatarrra y todos estamos formados por la imagen fundamental y por la imagen chatarra.

Yo creo que ya es el momento de pensar qué es imagen chatarra y qué no. Hay comida chatarra que es rica y que a veces a nosotros se nos antoja; o sea no es que tenga que algo contra la chatarra, unas papas fritas con coca a veces se antoja michísimo pero sé que estoy tomando algo y que tengo que tomar frutas y verduras y carne y tener una comida equilibrada. Es nuestra relación y nuestra educación de las nuevas generaciones es toda con imágenes y enotonces precisamos pensar que hay imágenes de calidad que nos construyen y hay imágenes fundamentadas en la falacia que nos destruyen.

Pensemos por ejemplo en la fotografía publicitaria tan atacada por todos pero yo diría que en lugar de atacarla deberíamos estudiar profundamente porque es un tipo de imagen fotográfica que se desarrolla con la conciencia de que es un lenguaje que va a transformar a quien lo vea y que les puede dar un mensaje claro, específico y tiene la conciencia de construir un discurso para modificar a los que lo ven, muchísima de la otra fotografía tardó en darse cuenta de que era un lenguaje que se necesita vincular, lenguajes articulados, una sinfonía o un poema, tenemos que saber editar las imágenes; y los fotógrafos buenos, los fotógrafos de calidad. los artistas fotógrafos que nos enseñan a ver la realidad de una forma diferente, muchas veces han carecido de la conciencia, del dominio de este lenguaje, de la gramática de este lenguaje para articular sus imágenes de tal modo que realmente nos pongan en contacto con una nueva forma de porcibir la realidad.

Creo entonces que la fotografía no es solo una más de las artes, a mí me molesta un poco a veces el concepto de cultura como se maneja a veces como un abrigo de mink o como algo de lujo, no es así, es algo escencial, fundamental en nuestra sociedad el pensar la fotografía como el habla más poderosa de nuestro tiempo. La fotografía esta construyendo y destruyendo la sociedad, la fotografía está transmitiendo valores y con la fotografía los nuevos medios, cuya estructura fundamental es la fotográfica, y ahí está el video, sobre todo el manejo de una realidad digital y una realidad virtual, entonces es el momento de detenernos y pensar la imagen.

La educación yo pienso, la educación a futuro. Me parece genial que ahorita haya esta conciencia de darles a los niños libros y que haya toda una campaña de promoción de la lectura. Es esencial, es fundamental. Pero por otro lado, debemos saber que los niños estan siendo estructurados y formados por una serie de imágenes sobre las que no hay control. Y eso los está tocando aun más que los raros momentos de lectura que tienen. Vivimos una época en donde con la mirada vemos más que leemos y nos enfrentamos mucho más a premiradas que a prejuicios y la premirada creo que puede ser más peligrosa que el prejuicio.

En el caso de la fotografía de nuestro país, para mí siempre ha sido como muy... me intriga mucho, el hecho que casi no hay paisaje. El paisaje urbano es tan atractivo que [...] sale a descubrir realidades a adaptar o aprehender momentos decisivos o a partir de momentos que él construye decirnos cosas casi nunca voltea hacia el paisaje. Casi siempre el ser mexicano es tan poderoso que el caminar por sus campos, el caminar por sus ciudades, la cámara de los fotógrafos mexicanos ha sido particularmente dirigida hacia el ser humano o hacia otro tipo de geografía que sería el desnudo que es otro tipo de paisaje y ese es mucho más reciente en su desarrollo de calidad y de producción. Pero esta mirada hacia el paisaje casi siempre nos había sido dada por miradas extranjeras; para mencionar alguien de principios de siglo fundamental en la historia del arte mexicano está desde Stevie White, un personaje norteamericano que viene a Méxiclo, hace una de las primeras agencias de fotografía, antes de la Casasola hay una serie de agencias que se desarrollan en México en donde los fotógrafos trabajan y hacen imágenes. Entonces fines del siglo pasado, principios de este, el paisaje es usado como tarjeta postal o como definitoria de etnias.

La fotografía como ustedes piensan bien ha servido como en muchos otros casos, con respecto a la ciencia, para definir. A principios de siglo ustedes saben que había una serie de[...] indígenas, los indígenas siempre habían sido fotografiados, eran la otredad, siempre se fotografía generalmenmte lo otro, pero el movimiento de los 70, subjetivo y profundo, bueno realmente el surrealismo, pero en México sí hay un movimiento importante subjetivista a partir de los 70, de hecho se dá a principios de los 80, hay una gran batalla entre la fotografía documental y lo que entonces llamaban la fotografía construida, cualquera lo que signifique la palabra que nunca me ha gustado suficientemente. Pero, entonces, surge ahora un movimiento de fotografía de paisaje a partir de grupos étnicos que saben manejar su fotografía y que nos develan su realidad en una forma totalmente distinta con una composición totalmente diferente, con una revelación, una mirada distinta que tiene una carga cultural totalmente distinta y entonces está dando un movimiento de paisaje en México, que es proveniente ahorita yo acabo de estar en Guelatao hace 15 días aproximadamente y ahí pude ver la fotografía de paisaje que está surgiendo ahí en la sierra zapoteca, estuvimos en Chiapas igual, hay gentes como Marú Xantíes ? y un grupo de gentes que trabaja y que nos está enseñando el paisaje con una mirada distinta

Y hay el otro tipo de paisaje que para mí representa Héctor, que es un paisaje que yo vinculo muchísimo, de hecho en Oaxaca, vi unas fotos que yo no sabía que eran de Héctor y que estabamos discutiendo en el taller de la luz en Oaxaca, en donde se discute fotografía sin saber de quienes son. El chiste es poner fotos sobre mesa y sin saber la procedencia hacer toda una discusión sobre la fotografía y después ver de quién son y si hubo un juicio acertado o no en la reflexión sobre la imagen. Allá había fotos que Cecilia Salcedo tenía de Héctor y allí fue donde yo entendí muchísimo del romanticismo en el nuevo paisaje mexicano.

Héctor con una calidad técnica indiscutible se permite presentar estados de ánimo frente al paisaje, no es una ilustración, porque para eso existe otro paisaje que es el paisaje que podemos encontrar en en National Geographic, que es un paisaje que tiene un valor importante, que es el valor ilustrativo, en donde en el Centro de la Imagen acabamos de tener una exposición muy criticada porque siempre se ha visto, siempre se ha minimizado la fotografía de National Geographic, de hecho en México decimos “es muy bueno técnicamente es como de National Gepgraphic” pero así con cara de fuchi igual que hablamos de la fotografía publicitaria. Entonces para mí era muy importante hacer una exposición sobre fotógrafos como Frank Dandy?, que ahorita es el fotografo más reconocido de la National Geographic y sobre eso hacer una discusión de sí había autoría o no había autoría en la fotografía de ilustración, en la fotografía que trata de aprehender la realidad integra y al final de las discusiones que fueron tremendas, de lo más descarnadas que realmente la mayor parte de gente estaba en contra, a pesar de la calidad, decían aquí no hay autoría, pero cuando se revisó el trabajo de Frank Dandy? tuvieron que aceptar que sí había autoría, que sí había una mirada, que la forma de abreviar un atardecer y tomar el ángulo de determinado insecto que parece un monstruo prehistórico, pues obviamente habla de una mirada personal y ahí no de una objetividad absoluta.

Entonces digo esto porque el paisaje es muy difícil, el paisaje camina entre esta fotografía de ilustración y una fotografía de autoría y aquí parece contradictorio pero muchas veces la calidad técnica en el momento actual es devaluada; como vivimos un momento por un lado conceptualista por otro lado expresionista hay esta necesidad de hacer que el azar se integre a la composición, que no hay un control total sino que de algun modo hay tiempos de integrar, hay una serie de planteamientos. ahorita no voy a discutir si son válidos o no, simplemente a lo que me refiero es a la fotografía de paisaje por eso es tan difícil de contemplar en el momento presente porque hay una serie de prejuicios sobre la fotografía de paisaje.

Es decir hay una fotografía que simplemente, es eso, es una fotografía, ilustra pero una fotografía que revela; sí y el arte lo que hace es dotar al momento que nosotros contemplamos algo que es arte, bueno, el arte es un fenómeno de comunicación, puede haber arte y yo no sentirlo ni enterarme, cuando se da el fenómeno artístico entonces aquello que me tocó me transforma y yo no seré la misma después de haber visto y estado en contacto realmente con una obra que me enseñe una parte de la realidad que yo no había visto.

Creo que la fotografía de paisaje de Héctor Montes de Oca es una fotografía de paisaje que se mueve en esta línea tan difícil de analizar hasta donde es una torpe ilustración y hasta donde y hasta donde estamos encontrando a un hombre que nos enseña un paisaje a partir de una dimensión personal. En el caso de las fotografías que yo ví en Oaxaca definitivamente yo dije aquí hay una mirada de un romanticismo tremendo en las cuatro imágenes donde el manejo de las brumas, el manejo de las luces, el manejo de los claroscuros, nos enfrentaba a mundos internos a partir de este espejo externo y creo, y los invito a que ahora que recorran la exposición de Héctor de algún modo lo hagan con esa mirada crítica que les pido no solo frente a Héctor, no quiero acribillar a Héctor, sino frente a cualquier obra fotográfica, así sea una exposición de Cartier - Bresson, que de algún modo está sucediendo en la fotografía lo que sucede muchas veces en la pintura si ofertamos una firma ya no vemos la obra y la aceeptamos por buena, todos los seres por grandes que hayan sido han tenido cosas buenas, cosas mediocres, cosas malas.

Entonces, es importante frente a cualquier obra, pero frente a la obra fotográfica que tengamos cuidado en nuestra aproximación y frente al paisaje que tengamos la generosidad de abrirnos y como frente a cualquier obra no aplicar estos prejuicios por un lado de contemporaneidad total y por otro lado de no aceptación de autorías y no de aceptación de una ilustración. Creo que el paisaje es un tema fascinante y cuando el paisaje logra ser una realidad interna como es el caso de mucha de la obra de Héctor creo que es digno de aplauso, digno de que la veamos y de que la volvamos a ver y aquella obra que menos les guste es la obra que yo les invito a que más vean porque muchísimas veces lo que rechazamos es lo que nos está diciendo algo que no queremos ver.